Pestañas

miércoles, 6 de junio de 2012

Untitled I

Te reconozco, harmonía. Tu sabor metálico en las fraguas del tiempo,
estrangula mis sienes al resonar en las bóvedas de acero quebrando.
Tú también ansías ambigüedad, tiempos crueles que nos traigan la paz.
Por ello vas difuminando los límites, para llegar a un sitio que te haga vibrar.
No puedo ser adicto a este mundo cuando hay tantos allá fuera.
Trae el murmullo de una calma que precede a la libertad,
tras levantar la mirada y perderla en el viento. Siento vértigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario